MANIFIESTO

MANIFIESTO DE STOP HERBICIDAS MADRID.

Por la prohibición de los herbicidas, su sustitución por métodos alternativos y por el cumplimientode la normativa vigente.

Los herbicidas químicos se han venido usando desde hace décadas en el ámbito agrario para evitar la proliferación de vegetación no deseada. En años recientes el uso de herbicidas ha saltado también a los llamados “usos no agrarios” como son el control de vegetación en cunetas de carreteras, redes de servicios, parques, jardines, espacios públicos e instalaciones diversas. Estos usos no agrarios de los herbicidas químicos se están convirtiendo en un problema creciente para la Comunidad de Madrid, un territorio pequeño y ya plagado de impactos de todo tipo.

Desde la Plataforma Stop Herbicidas Madrid denunciamos el uso indiscriminado de los herbicidas químicos empleados en zonas públicas urbanas y periurbanas de la Comunidad Autónoma de Madrid.

Exigimos su prohibición por su toxicidad para los ciudadanos y el medio ambiente, su sustitución por métodos alternativos, así como el cumplimiento estricto de las normas de aplicación de estos productos puesto que actualmente se incumple sistemáticamente.

Todos los productos plaguicidas son tóxicos para las personas y animales, y causan graves problemas inmunológicos, neurológicos, reproductores y endocrinos. Uno de los herbicidas más utilizados es el glifosato. Se trata de un aminofosfonato cuya actividad herbicida se descubrió en 1970 por John E. Franz, investigador de la empresa Monsanto. Es un herbicida total de amplio espectro, no selectivo, que se utiliza para la eliminación de hierbas y de arbustos, y que se utiliza después de la emergencia o germinación de las plantas. Las hojas de las plantas lo absorben y se utiliza, a pesar de su toxicidad, en el mundo agrícola, forestal, jardinería y espacios de uso público: alcorques de arbolado viario, juegos infantiles, ajardinamientos interbloques. Se comercializa bajo diferentes nombres o marcas tales como: Roundup, Atila, Sting, etc.

El uso de glifosato está permitido, a pesar de que está reconocido como altamente tóxico. Dos de los laboratorios encargados de realizar pruebas oficiales en EEUU han sido declarados culpables por falseamiento de datos. Otras pruebas toxicológicas independientes han revelado toxicidad subaguda (lesiones en glándulas salivares), toxicidad crónica (inflamación del estomago), daños genéticos (en células sanguíneas), trastornos reproductivos (esperma de menor tamaño y anómalo en ratas y conejos) y cancerígeno (aumento de la frecuencia de tumores de hígado y de tiroides en ratas). Además cada marca viene acompañada de otras sustancias coadyuvantes que facilitan la absorción del Glifosato, y que multiplican su toxicidad. Cabe mencionar que el compuesto del que hablamos, glifosato, fue un componente esencial del herbicida conocido como agente naranja en la guerra del Vietnam.

La Directiva 2009/128/CE del Parlamento Europeo y del Consejo estableció el marco de actuación comunitaria para conseguir un uso sostenible de los plaguicidas. Dicha directiva ha sido traspuesta en el Real Decreto 1311/2012, de 14 de septiembre, por el que se establece el marco de actuación para conseguir un uso sostenible de los productos fitosanitarios. Tiene como objetivo “la reducción de los riesgos y los efectos del uso de los productos fitosanitarios en la salud humana y el medio ambiente, y el fomento de la gestión integrada de plagas y de planteamientos o técnicas alternativos, tales como los métodos no químicos“. También contempla la aplicación del principio de cautela limitando o prohibiendo su uso en zonas o circunstancias específicas, que incluyen los márgenes de carreteras o espacios utilizados por el público como parques, jardines públicos, recintos escolares o sanitarios

Existen multitud de alternativas reales a su uso, a pesar de los recortes, que llegan al 30% (tanto en personal como en medios) en la jardinería pública. Entre las alternativas disponibles, podemos encontrar: el uso de máquinas motosegadoras o desbrozadoras, máquinas de infrarrojos, el desherbado manual o con herramienta ligera, el empleo de acolchados o cultivos tapizantes, la sustitución por herbicidas ecológicos o el propio pastoreo.

En España existen varios municipios que ya han dado el paso de prohibir el glifosato en sus usos urbanos y utilizar medios alternativos. Algunos países están tomando medidas de cara a prohibir el glifosato por sus efectos sobre la salud. Sri Lanka ha sido el primer país del mundo en prohibir completamente su uso. Otros lo harán próximamente como Holanda o Francia.

Creemos que los municipios madrileños pueden formar parte de este conjunto de instituciones comprometidascon la salud de sus habitantes, por lo cual las agrupaciones, entidades y ciudadanos/as que conforman esta plataforma, basándonos en el principio de precaución, exigimos la prohibición del uso de herbicidas químicos en zonas urbanas y periurbanas y su sustitución por otros métodos no químicos como los ya comentados. Igualmente exigimos el cumplimiento estricto de la legislación por parte de las administraciones, lo que incluye la obligación de informar a los y las ciudadanas acerca de los riesgos para la salud humana y el medio ambiente derivados del uso de estas sustancias, así como sobre las alternativas no químicas.

Animamos a cualquier persona o agrupación a sumarse a la causa, el uso del glifosato y otros herbicidas químicos es una preocupación de todos/as para todos/as.

Plataforma STOP HERBICIDAS MADRID

 

Anuncios

Un pensamiento en “MANIFIESTO

  1. María José Moya

    Espléndida iniciativa. Efectivamente, las fumigaciones (controladas e incontroladas) están a la orden del día.
    Me alegro de ver nacer un proyecto que era tan necesario para todos.
    Lamentablemente, somos ya muchos los que hemos caído por culpa de los tóxicos ambientales, pero al menos espero que cada vez haya más iniciativas y gente “despertando” de este Matrix en que se nos tiene, para que aprenda a saber lo que le es realmente importante en la vida, y que no es ni el futbol ni los pobres toros, sino algo tan básico que apenas la gente ve: su salud. Y la salud, está directa e íntimamente relacionada con el Medio Ambiente. Por tanto, aunque sea por mero egoísmo, ¡hay que cuidarlo”.
    Tenéis todo mi apoyo,

    María José Moya
    Colaboradora en medios
    Autora de Mi Estrella de Mar, espacio pionero en sensibilidad química múltiple (SQM)
    Vecina del barrio de Lavapiés
    Enferma grave de SQM, electrosensibilidad (EHS), síndrome de fatiga crónica (SFC) y fibromialgia (FM)
    http://mi-estrella-de-mar.blogspot.com/

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s